|

GUASÓN (2019)
4
Oct

GUASÓN (2019)

No es otra típica película de superhéroes, prepárense para ver un thriller sicológico con una fuerte dosis de drama sobre la locura y sus consecuencias.

Por Jonathan Eslui / @JonathanEslui

Título original: Joker

Dirige: Todd Phillips

Elenco: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz

País: Estados Unidos

Duración: 125 minutos

Era el año 1940 y con la publicación del comic Batman #1 llegó el Joker -mejor conocido en México como el Guasón-, un sicópata con maquillaje de payaso creado por Jerry Robinson, Bill Finger y Bob Kane. El desquiciado personaje de DC se convirtió en el principal enemigo de Batman y con el paso del tiempo se volvió también uno de los personajes más conocidos de los cómics, algo que le ha permitido aparecer en otros medios como lo son los videojuegos, la televisión y el cine; en la pantalla grande ha sido interpretado por Jack Nicholson (Batman), Heath Ledger (The Dark Knight) y Jared Leto (Suicide Squad), y ahora ha llegado el turno de ver a Joaquin Phoenix interpretándolo con su muy particular estilo de actuación en Guasón (Joker).

Desde hace un par de años, se reveló que Warner Bros. trabajaba en una película de bajo presupuesto que se centraba en el Joker alejándose por completo de lo que se venía haciendo en ese momento con las cintas basadas en cómics y de superhéroes, la promesa era que tendríamos una producción cinematográfica más cercana al “cine indie” con clasificación para adultos que le haría justicia al lado más oscuro y violento del villano, ese que en los cómics ha salido a relucir en momentos realmente perturbadores como cuando asesinó a golpes al segundo Robin o cuando deja paralítica a Barbara Gordon luego de dispararle a quemarropa, además de que le toma fotografías desnuda y ensangrentada para probar una idea.

Tras mucha especulación sobre el estreno de Guasón, este título por fin llega a la pantalla grande para despejar las dudas de aquellos que simplemente no saben qué esperar. Lo primero que hay que decir es que, más que tratarse de una adaptación al cine de la historia del payaso criminal, en realidad se trata de una historia original basada en el personaje, lo que quiere decir que no se basa en ningún cómic en particular y tampoco aparece Batman debido a que se pretendía colocar al  protagonista lejos del entorno en el que estamos acostumbrado verlo. Aquí no hay héroes con capa, ni villanos con planes elaborados para conseguir una meta, lo que tenemos aquí es un relato que toma a las enfermedades mentales como punto de partida.

Arthur Fleck (Joaquin Phoenix) es un hombre solitario con una personalidad extraña y con problemas mentales que trabaja como payaso en diferentes lugares, él vive con su madre y la cuida mientras sueña con convertirse en comediante profesional. Aunque Arthur ha sido criado por su mamá con la idea de que está destinado a hacer reír a los demás y de que siempre debe regalar una sonrisa, su vida en realidad es miserable sin importar que intente ser bueno; las personas a su alrededor lo ignoran y lo tratan mal, es inevitable no sentir lástima por él y conforme somos testigos de lo mal que le va resulta fácil entender por qué cae en una espiral de locura que lo lleva a sacar lo peor de sí mismo sin estar consciente de lo que podrían desencadenar sus acciones.   

En una época agitada, a finales de los años 70 e inicios de los 80, encontramos una Ciudad Gótica sumergida en la violencia y en medio de una crisis que está afectando a todos sus habitantes. Los ciudadanos menos afortunados están desesperados y buscan una forma de salir del infierno en el que viven, en ese panorama accidentalmente se alza como un símbolo de anarquía la figura del Joker, un Arthur desesperado que poco a poco sede a su lado más oscuro y se deja llevar por la locura mientras descubre una serie de tragedias del pasado que marcaron su vida sin que él lo supiera.  

Guasón es un thriller sicológico con intensos momentos de drama que sale adelante a partir de un guion bien estructurado de principio a fin, es muy atinada la manera en la que Todd Phillips maneja el tema de las enfermedades mentales para presentar a un hombre que a pesar de resistirse a su locura termina cediendo ante ésta al darse cuenta que es el mejor camino que puede seguir para poder dejar atrás los maltratos de los cuales siempre ha sido víctima. 

También es obvia la influencia del trabajo de Martin Scorsese, sobre todo de dos de sus películas en particular: Taxi Driver y The King of Comedy. Las entregas en cuestión son protagonizadas por Robert De Niro, quien tiene un papel que resulta determinante en Guasón, y cada una comparte algo de su ADN con la nueva revisión cinematográfica del némesis del Hombre Murciélago; la primera con un protagonista mentalmente inestable que termina cediendo a la locura ante la violencia a su alrededor y la segunda con un comediante mediocre, ambos comparten mucho con el Arthur de Phoenix.

Es de llamar la atención cómo Guasón se aleja de las producciones de cine de DC desde sus créditos iniciales, ya que en estos es notable la ausencia del logo de la editorial de cómics que siempre aparece al inicio de las cintas inspiradas en sus personajes. El estilo visual y el diseño de producción, con una Ciudad Gótica que de inmediato recuerda a Nueva York, también ayudan a darle cierta personalidad que las producciones de superhéroes no tienen debido a que éstas se preocupan más por los efectos visuales, otro elemento ausente de la entrega protagonizada por el Príncipe Payaso del Crimen.

Tenemos una película que tiene un estilo más clásico e independiente, una que de su protagonista en los cómics toma sólo su nombre y su sonrisa siniestra, además de que se inspira en su estética; sin embargo, los fans más clavados de DC y del Joker encontrarán referencias a The Killing Joke al igual que a The Dark Knight Returns. También aparecen los Wayne, pero no cómo muchos esperarían y olvídense de ver a Batman en esta ocasión, pues aquí todo el show es del payaso sicópata.

Para terminar, hay que decir que la cinta es un estudio de personaje que se sostiene en la brillante y desconcertante actuación de un Joaquin Phoenix que una vez más demuestra que es uno de los mejores actores de su generación al entregarnos la que tal vez sea la mejor versión cinematográfica de su personaje. Este Joker no tiene nada que ver con los anteriores que hemos visto en la pantalla grande, su presencia es inquietante y su locura es contagiosa, todo resultado de la interpretación de un actor que se comprometió por completo y al que desde un inicio le interesaba tener un acercamiento diferente al villano.

Guasón no es una película de superhéroes y tampoco es una película de cómics sobre los orígenes de un súper villano, esta cinta es una obra inteligente que le da la vuelta al Joker que conocemos para presentar una versión más realista y atemorizante del mismo como un sujeto desafortunado que es consumido por la locura como resultado de la inestabilidad que hay a su alrededor. 

Estamos sin duda ante uno de los mejores filmes de este año y es un hecho que escucharemos más de él durante los próximos meses, en la siguiente temporada de premios a lo mejor del cine.