|

BEATRIZ NOVARO

BEATRIZ NOVARO

Semblanza de Mujeres en el Cine y la TV

Galardonada escritora, guionista, dramaturga y poeta mexicana,
Beatriz Novaro demuestra que la labor de compartir y escribir historias son un acto de rebeldía.

 

Nacida en Ciudad de México el 13 de junio de 1953, Beatriz Novaro comenzó sus estudios en el Centro Universitario de Teatro de la Universidad Nacional Autónoma de México (CUT/UNAM), para después encaminarse al guionismo en el Centro de Capacitación Cinematográfica, con un gusto particular por entretejer tramas acompañado de un fuerte deseo por proyectarlas en la pantalla, siendo su hermana María su mayor aliada para lograrlo.

Con una tónica aspiración de transmitir aquellas historias, Beatriz se aventura poco a poco a la práctica, misma que le iría mostrando el camino hacia las manufacturas del guion cinematográfico. Así es como aborda todo un universo literario que involucra a personajes femeninos en situaciones cotidianas, con todas las preocupaciones y miedos existenciales que le conlleven.

Durante el año de 1987 participa en la coescritura del cortometraje Azul Celeste, dirigido por María Novaro, mismo que formó parte del proyecto Historias de Ciudad, obteniendo los premios Quinto Centenario por Mejor Producción Iberoamericana y el Danzante de Oro en el Festival Filmes Cortos de Huesca en España. A lo largo de su carrera las hermanas Novaro recibieron diversas becas para su formación, de las cuales destacan la beca de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, así como la beca del Sundance Institute, teniendo la oportunidad para desarrollar al máximo sus habilidades en estas dos prestigiadas instituciones.

En 1989 Beatriz se integra a la industria nacional coescribiendo el largometraje de Lola, dirigido nuevamente por su hermana María, otorgándoles múltiples premios, entre ellos el Ariel en la categoría de Mejor Guion Cinematográfico en 1990. El binomio guionista-directora de las hermanas Novaro seguiría tomando fuerza cuando en ese mismo año estrenan Danzón, una de las películas más relevantes de su época la cual describe lo placentero de ser una mujer soltera viviendo en un México compuesto de música y color, galardonándolas una vez más con el Heraldo en la categoría de Mejor Guion.

Al año siguiente, en 1991, participó en el guion del cortometraje Los Bajos Fondos bajo la dirección de César Sandoval. Para 1993, una vez más junto a María al mando de la dirección, realizó el guion El Jardín del Edén, expresando la situación acerca de la frontera del país. Antes de comenzar el desarrollo de este proyecto, las hermanas Novaro solicitaron una beca a la fundación Mac Arthur Rockefeller para trabajar por lapso de un año y medio entre Tijuana y Estados Unidos. Por esta película Beatriz recibió el premio a Mejor Guion en el Festival de Cartagena, Colombia. En 1995 escribió junto con Enrique Rentería el guion cinematográfico Andrómeda, con el que ganó la Primera Bienal de Guiones Cinematográficos que organizó la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) junto a TELEVICINE y FECINE.

Durante 1998 estuvo a cargo de la subdirección del Área de Guion del IMCINE. Posteriormente, en 2002, trabajó junto a Valentina Leduc en el argumento de Changos en la Cama. Leduc refirió que trabajar junto a Beatriz es aprender a enfrentarse a la escritura y a la metodología, de una manera tanto emocional como sensorial. En 2008 recibió el reconocimiento al Escritor Cinematográfico otorgado por la SOGEM, Filmoteca de la UNAM, IMCINE, CUEC y CCC, siendo elegida entre 33 miembros de la comunidad fílmica.

Bajo su autoría se encuentran también los poemarios Caja de Resonancias (1983), donde recrea roles femeninos de la vida diaria; y Desde una banca en el parque (1998), en la que que expone retratos, pasiones elementales e imágenes de una cotidianeidad que se presume irremediable. En el género de novela escribió Cecilia Todavía (1996), relatando la historia de la protagonista quien vive y se mueve entre sus recuerdos, culpas y aislamiento social. Ha escrito así mismo piezas teatrales como De paso, y Manga de clavo junto a Juan Tovar. Sus guiones de Danzón y Lola fueron publicados por Ediciones El Milagro (1994), y por CONACULTA (1995), respectivamente. Beatriz además de escribir sus guiones, asesora a noveles plumas y colabora de cerca con reconocidas directoras como Paula Marcovich en El Premio, y con Lucrecia Martel en La Ciénega. Actualmente es coordinadora de la materia de Guion en el CCC.

“El guionismo se considera tradicionalmente un trabajo femenino, pues tiene elementos parecidos al rol de la mujer; está en un segundo plano y al momento en que pasa a la pantalla desaparece, como si nunca hubiera existido, tal como pasa con el trabajo doméstico”, mencionó alguna vez Beatriz en entrevista. Entonces, ¿cómo hace una guionista para descubrir historias, saber relatarlas y encaminarlas hacia la pantalla? Con una carrera capaz de calificarse de magnífica, con acentos en la integralidad y en el enfoque desde el primer plano. Con un trabajo excepcional es como Beatriz Novaro responde a nuestra pregunta, abrazando la perspectiva femenina en su labor, dando visibilidad a las mujeres a través de sus personajes y obra.