|

Crítica: Príncipe
22
Jul

Crítica: Príncipe

Dir. Sam de Jong

Selección Oficial Largometraje Internacional: Dinamarca

Prince1La Escala Richter dice: ¿Cómo se obtiene el poder? Eso es algo que muchos nos preguntamos toda la vida y para cada quién, dependiendo la edad o lo que esté intentando lograr, significa algo diferente. Para Ayoub, un adolescente con descendencia de Marruecos, significa el respeto de todos sus amigos, su familia y hasta los más rudos del vecindario que lo golpean y conquistar a la chica de sus sueños. Según él lo entiende, solo los chicos rudos obtienen todo lo que quieren y por eso va a tratar de ser el más rudo del vecindario, pero ¿qué tal si lo que tiene que hacer para probar que es  rudo es demasiado? ¿Habrá otra manera de ganarse a la chica y el respeto de todos? Sam de Jong, en su ópera prima, explora esta pregunta en esta cinta que a momentos se siente como un cortometraje extendido (solo dura 78 minutos, pero algunos de ellos se empiezan a sentir como relleno), pero la conclusión a la que llega vale la pena.

En el principio, Ayoub le hace una promesa a su hermana Demi: que él no será como su papá. Esta promesa está presente en toda la cinta, ya que los papás son nuestro primer modelo a seguir y compartimos hábitos con ellos. El papá de Ayoub es un drogadicto que parece solo hablar con su hijo y a Ayoub le asusta acabar como él. No conocemos la historia completa de su papá, así que al ver a Ayoub empezando a actuar más posesivo hacia su hermana o su mamá y aceptando chambas de un mafioso local, nos preguntamos si el papá alguna vez hizo estas cosas y ni es necesario saber si sí o si no, porque el hecho que nos lo preguntamos crea un conflicto interesante, particularmente cuando la historia empieza sentir que no sabe por dónde ir.

Prince2Otros aciertos que tiene la película es un buen oído para el mundo de los adolescentes y una estética colorida que le da ese toque de fantasía y le permite al cineasta hacer cosas que podrían no ser creíbles en el mundo fuera de la pantalla. Hace lo mismo con el diálogo que a veces se oye sincronizado entre Ayoub y sus amigos, pero aunque tenga estos toques que le dan una artificialidad entretenida a la historia, los sentimientos con los que trata son genuinos y lo que acaba diciendo acerca del respeto y el poder es algo que vale la pena decir y oír.

Esta cinta se proyecta hoy a las 6:00 pm en el Teatro Juárez. ¡No se la pierdan!

Síguenos por nuestras redes sociales:

FACEBOOK: Guanajuato International Film Festival 

TWITTER: @giffmx

INSTAGRAM: giffmx