|

NOSOTROS (2019)
7
May

NOSOTROS (2019)

Jordan Peele regresa al género del horror, pero en esta ocasión su obra sobre las dualidades de identidad es víctima de su incapacidad de balancear las bondades del género con revelaciones expositoras.

Poster (1)

Título Original: Us.
Dirige: Jordan Peele.
Elenco: Lupita Nyong’o, Winston Duke, Shahadi Wright Joseph, Evan Alex País: Estados Unidos.
Duración: 116 minutos.

La noche de los premios dorados de la Academia del año pasado tuvo un momento revelador y sorpresivo en la categoría de mejor guión, el cual fue para Jordan Peel y su trabajo en ¡Huye!, película que escribió y dirigió dentro del género del horror el cual llevaba años de no tener un reconocimiento significante dentro de la ceremonia. Al término de la entrega de esa categoría, podías ver a Peele alejarse del escenario con una sonrisa de poca credulidad, de que no podía imaginar lo que acababa de conocer.

Corte al 2019 y Jordan Peele es una figura conocida y popular en el campo de la dirección. Gracias al impacto de su ópera prima, proyectos como el reboot de La Dimensión desconocida avanzan y hay incontables películas que buscan su dirección o producción, por lo que el director se encuentra en un terreno fértil para poder generar productos de su total interés y deseo, y es resaltable, de que Peele vuelva a la dirección de otra película de horror con Nosotros, película que en Estados Unidos se ha vuelto un fenómeno a la par de su anterior película y que dejaba un profundo interés por parte de este servidor para poder acontecerla, y de paso salir del tedio que representa una taquilla invadida por Avengers a diestra y siniestra.

La película abre con una escena que extrañamente es en extremo similar a la que Gaspar Noé concibió para Climax (2018), es decir: una televisión que delata detalles como la época en la que se desarrolla y una colección de vhs que son una manera delatora e intencionada del autor de referenciar películas a las que toma conceptos o ideas para formalizar la presente obra. Destacan obras de culto y fáciles de percibir como

C.H.U.D. (Douglas Cheek, 1984) o El Hombre con dos cerebros (Carl Reiner, 1983), pasando a más conceptuales que hablan sobre el descontento de realidad y lo que se presenta en imagen como Los Elegidos (1983) de Philip Kauffman. Es además un comercial –el de Hands across America– en donde toma parte de la tesis que Peele alude, sobre el descontento de los olvidados de su país y que tratan de tener una relevancia dentro del mundo visible que aparenta una solidez económica y de estilo de vida.

Esa escena define muy bien los pros y contras de lo que Peele trata de establecer durante toda la película, porque este momento es el segundo de 3 momentos seguidos en donde trata de contextualizar el tiempo y temática, que se va sumando a la ineficacia del director en tratar de contener el misterio de su obra, repasando flashbacks que demeritan un giro inesperado en forma delatora, y que ciertamente pudo haber usado ese tiempo para generar una mejor dinámica en la familia y sus diferencias respecto a sus vecinos y supuestos amigos.

Es precisamente este mal, el que termina aquejando a la película durante su tercer acto y también el poco aprovechamiento del universo y situación planteada por Peele respecto a la idea del doppelgânger, desestimando la relación de este con su simil, abandonando el concepto de un thriller de invasión hogareña para apuntar a un terreno más dentro de la ciencia ficción que la idea no necesitaba, porque uno termina planteándose más preguntas respecto a la lógica y funcionamiento de los gemelos malvados porque Peele parece haber sido más seducido por la idea subversiva de su película de horror –y que ciertamente tienen todas estas obras del género- que por la propia forma.

Con ello no quiere decir que Nosotros sea una horrible película. Su tratamiento del horror funciona mucho para cuando no sabemos mucho del tema de los hermanos infernales y las características que poseen en relación con los Wilson que vuelve más interesante el juego del gato y el ratón, que además permite ser una variante salvaje para la mayoría del cast, a excepción de Lupita Nyong’o, cuyas actuaciones de Adelaide y Red ofrecen una dinámica dentro del filme muy lograda. Dos mujeres que lejos de ser el extremo de la otra, son igual de inteligentes y matriarcas dentro de su propio grupo, cuya diferencia radica únicamente en el control de su voz, una gritando de horror y velando por sus crías, la otra con un tono lastimero que casi le hace imperceptible… unidas por lo expresivo de sus ojos.

Quizás, también bajo menos profundidad respecto a sus temas Nosotros apunta a un terreno más disfrutable. El horror funciona la mayor parte y es sincronía de un viaje humorístico natural con similares logros, que no se siente como parodia o que se está sintiendo una lectura sobre los tropos del género, presentando una dinámica familiar creíble con los 4 miembros de esta, aunque igual y le podemos adjudicar mismos tropiezos por su falta de sutileza, como la aparición de canciones dentro de su soundtrack que resulta en una decisión simplona.

Nosotros es una muestra de que Jordan Peele sigue siendo un director competente, pero debe aprender a concebir un proyecto que tenga un equilibrio entre sutileza y horror. Considerando que Tiburón (Steven Spielberg, 1975) es su película favorita, puede apreciar la falta del mentado tiburón durante la mayor parte del filme, que sirve para un mayor impacto cuando este se muestra y que va hacia el siempre apreciable mantra de “menos es más”.