|

ESTRELLAS SOLITARIAS (2015)
28
Nov

ESTRELLAS SOLITARIAS (2015)

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Una propuesta fresca y entretenida sobre la amistad con mucho humor negro, que también es una opción diferente dentro de la cartelera comercial mexicana.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”20871″ img_size=”Full” alignment=”center”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Durante los últimos años el cine mexicano le ha apostado más a las comedias románticas y a los dramas indie que de cierta forma hacen una crítica sobre algún aspecto de la sociedad mexicana, por lo que la oferta cinematográfica nacional a veces no suele ser tan variada como muchos cinéfilos quisieran, sin embargo, afortunadamente, también se dan algunos casos de películas hechas en México que llegan a la cartelera comercial presentando historias atractivas con las que se encuentra la forma de darle la vuelta a uno o diversos temas, tal como pasa con Estrellas solitarias y su singular acercamiento a la amistad.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Con una visión y cierto tono de humor que resultan bastante particulares, el director mexicano Fernando Urdapilleta presenta en su ópera prima -producida por el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC)- una historia entretenida acerca de la amistad que también aborda de manera distinta y sin caer en melodramas que rayan en el cliché a la comunidad LGBT. Esta producción tardó tres años en poder tener su estreno comercial después de comenzar a proyectarse a lo largo del 2015 en varios festivales de cine realizados en México y otros países, destacando en todos por su contenido y gracias a las buenas actuaciones de su elenco.

En un pueblo de México en el que predominan la intolerancia alrededor de la libertad sexual y la mentalidad machista que lamentablemente siguen vigentes en gran parte del país, encontramos a un niño que sueña con usar vestidos y poder ser quien es realmente sin miedo a que lo juzguen por sus preferencias; años más tarde lo vemos viviendo en una ciudad distinta con su nueva identidad como Joana y haciendo todo lo que puede para cumplirse su deseo de tener una bonita fiesta de XIV Años, esto mientras convive con su mejor amiga -también travesti-, Valentina, una ruda fan del punk a la que le encanta el alcohol y aspira a convertirse en una glamorosa estrella pop.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”20874″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”20872″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Al adentrarnos en el día a día de las vidas de Joana y Valentina, tenemos un acercamiento realista, pero con un toque de humor negro, a los centros de entretenimiento en los que travestis ofrecen shows artísticos caracterizándose como ciertas artistas para ofrecer una actuación mientras suenan de fondo sus canciones y no sólo vemos a quienes actúan ahí, sino también a quienes operan esos lugares, que en este caso eso es algo que hace “El Muñeco”, un criminal bien acomodado con un pasado turbio, toda clase de negocios ilegales y muy mal carácter que no tiene ningún problema con intimidar, atacar e incluso asesinar a las chicas que trabajan para él.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Estrellas solitarias tiene como mérito principal un tono en el que se combina realismo con una cínica burla para reflejar un mundo de esos que existen en México y de los cuales no sabemos mucho a menos de que pertenezcamos a ellos o conozcamos a alguien que pertenezca ahí, la realidad que presenta podría escandalizar y asustar a muchos pero se trata de uno de los muchos rostros que tiene el país. Esta historia nació hace poco más de 10 años, cuando su director trabajaba en un documental sobre luchadoras y la luchadora mexicana Martha Villalobos lo invitó a una fiesta en un bar travesti en el que fue testigo de un show que funcionó como su primer acercamiento con la cultura travesti.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”20875″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

El cineasta logra darle forma gracias a las herramientas cinematográficas a esa dualidad en la que viven travestis y transexuales, basándose en cosas que sí suceden y presentando elementos que son parte de ese mundo pero complementando todo con un tono que se inclina más hacia el humor negro e inyectando un poco de perversidad en algunos momentos en los que es necesario y en los que entra de manera natural sin llegar a ser oportunista por una simple búsqueda de escandalizar. En resumen, se trata de una película que aunque es desmadrosa y muy divertida no es vacía.

Vale la pena darle una oportunidad a Estrellas solitarias para disfrutar de su espíritu punk y su trama sobre amistad, traiciones, venganza, la búsqueda por alcanzar sueños aparentemente imposibles y siempre ser uno mismo sin importar lo que digan o piensen los demás.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]