|

Escala Richter: Aprendiz + 7:19
28
Jul

Escala Richter: Aprendiz + 7:19

[vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

Aprendiz

Selección Oficial Largometraje Internacional

Dir. Junfeng Boo

GTO | Viernes 29 | 21:00 hrs | Teatro Juárez

La Escala Richter dice: Todo trabajo requiere a alguien que lo haga, incluso aquellos trabajos que pensamos que ningún ser humano podría hacer. Junfeng Boo cuenta esta historia de un trabajo relacionado a un tema que siempre ha causado polémica a nivel mundial (y que en ciertos países por lo pronto no existe): un verdugo. La pena de muerte es legal en ciertos países y esta historia situada en Singapore no pretende meterse a ese debate político (por lo menos no de manera directa), sino que lo maneja como un dilema humano. Aiman (Firdaus Rahman) lleva mucho tiempo trabajando en prisiones con el propósito de ayudarle a la gente que se quiere rehabilitar, pero ahora ha sido transferido a una prisión de máxima seguridad por primera vez en su vida, una prisión en la que los crímenes por lo que entraron los prisioneros son más duros y hay ejecuciones. Aiman vive con su hermana Suhalia (Mastura Ahmad), que es mucho mayor que él y no le gusta que su hermano esté trabajando en prisiones por razones que a lo largo de la película se van clarificando.

Aiman se empieza a interesar en Rahim (Wan Hanafi Su), el verdugo de la prisión que anda en busca de un asistente. Es a través de él que vemos cómo funcionan las ejecuciones, un trabajo que para él ya es algo cotidiano y mecánico, señalando que se hacen de la manera más humana posible para que el ejecutado muera de inmediato y no sufra. ¿Eso lo justifica? Sigue siendo matar a un hombre, pero es matar a un hombre que hizo algo por lo que el sistema judicial decidió que debe morir. ¿Sigue siendo correcto? Aiman lucha con todas estas preguntas, pero lo interesante de la película es que más que una examinación del sistema, se vuelve un retrato de Aiman. Es difícil hablar de esto sin revelar un detalle que es mejor descubrir, pero Aiman lleva muchos años con un enojo en su corazón y la certeza de que alguien cerca de su familia mereció morir y que si lo pudiera haber hecho él mismo, lo hubiera hecho. Es una cosa pensar en matar a alguien, pero cuando se encara con el trabajo y con las personas que está a punto de ejecutar (así como sus familias), el trabajo toma otra dimensión.

Junfeng Boo emplea un estilo visual minimalista, sin mucha decoración en sus interiores, para que el público no se distraiga del impacto que busca. Se inclina principalmente en los actores, particularmente Firdaus Rahman, en una actuación que carga con gran parte de la historia, ya que es a través de él que se nos presenta este mundo de una manera tan incómodamente íntima. La actuación más explosiva es la de Mastura Ahmad, presentando una relación muy creíble entre ella y su hermano y dándole un punto de vista externo para contrastar esta mirada tan interna de las ejecuciones. Suhalia siempre ha elegido mantenerse un tanto alejada para no tener que lidiar con algo que le duele mucho, mientras que Aiman se encierra en ese dolor tanto que ya no sabe vivir sin él. Sí, al final es una película que critica las ejecuciones practicadas en Singapore y eso es aparente cuando el director le da tanto peso a los prisioneros que están por ejecutar, pero es una cinta que toma la atinada decisión de inspirar el debate en vez de iniciarlo.

 [/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_column_text]

7:19

Premiere mundial

Dir. Jorge Michel Grau

 

La Escala Richter dice: Es muy común que el cine tome un desastre histórico y arme una historia alrededor de ella (uno de los ejemplos más conocidos de eso es Titanic), por eso tiene sentido que eventualmente alguien situaría una película en el famoso terremoto que sacudió la Ciudad de México el 19 de septiembre de 1985. Hay muchas maneras de abarcar una historia como esta y cualquiera que haya oído hablar de Jorge Michel Grau no se sorprenderá de la decisión que tomó para contar esta historia en particular. Grau anteriormente dirigió la película Somos lo que hay (acerca de una familia de caníbales) y el segmento Muñecas en la antología México Bárbaro, películas de terror con un sentido del humor negro. Si uno espera un melodrama histórico con un mensaje político de Jorge Michel Grau… pues, de hecho si hay algo de eso en 7:19, pero Grau lo mezcla con sus fortalezas, armando una cinta enfocada en la angustia que uno siente al estar atrapado en los escombros de un edificio y señalando todas las situaciones con un humor sardónico.

Es simple de resumir. Un edificio comercial de siete pisos comienza su jornada laboral del día con todos los que tienen empleos y oficinas entrando a trabajar. Son las 7:19 de la mañana y de repente tiembla. En la Ciudad de México tiembla mucho, entonces al principio no piensan que sea algo muy grave, pero este terremoto es diferente y pronto todos los habitantes que sobrevivieron el terremoto están atrapados en los escombros, tratando de moverse, hablando e intentando sobrevivir. Estos personajes incluyen a Fernando (Demián Bichir), uno de los dueños del edificio y Martín (Héctor Bonilla), el portero que saluda a todos los que entran a trabajar. La película brinca a la acción de inmediato, con una breve secuencia introduciendo a los personajes entrando al edificio y luego tiembla, estamos a oscuras y se despierta Fernando a darse cuenta de dónde está. El formato 4:3 ayuda a mantener a los personajes en encuadres angostos, agregándole a esa sensación de estar atrapado.

Donde viene el humor es en los malentendidos y las dificultades que vienen con esta situación en detalles como perder una linterna, pilas, no estar seguro si la de mantenimiento del cuarto piso se llama Elsa o Eloísa y otros detalles que alivianan la situación a momentos sin olvidar que esta gente está enfrentando la muerte. Ese sentimiento de angustia es lo mejor logrado de la película y es por ese sentimiento que perdonamos el hecho que los personajes no sean tan profundos (que tampoco lo son en películas como The Poseidon Adventure y The Towering Inferno, que aparentan ser influencias). A momentos peca de darse demasiada importancia y tocar el tema de la corrupción en México, un tema importante y que nos afecta a todos (en este caso, el hecho que la corrupción logró que ese edificio se construyera rápido y que chance ese, como muchos, pudo haber aguantado el terremoto si hubiera sido más fuerte), pero que pudo haber sido introducido con más finesa. De todas formas, lo que destaca de esta película es la experiencia, una que a ninguno le gustaría encontrarse y que sucedió para cierta gente en un evento que cualquier mexicano puede identificar de inmediato.

 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]