|

CRÍTICA: NOMADLAND
22
Abr

CRÍTICA: NOMADLAND

Con 6 nominaciones al Oscar, la favorita para llevarse el premio a Mejor Película retrata de modo realista algunos de los efectos de la crisis económica en cierto sector de la población estadounidense.

Por: Jonathan Eslui

Dirige: Chloé Zhao

Elenco: Frances McDormand

País: Estados Unidos

Año: 2020

Duración: 108 minutos

Rumbo a la edición de este año de los Premios de la Academia, encontramos como gran favorita para llevarse la codiciada estatuilla a Mejor Película a Nomadland, adaptación cinematográfica de la novela Nomadland: Surviving America de Jessica Bruder, con la que su directora, la talentosa Chloé Zhao, podría hacer historia en la ceremonia al llevarse el galardón a la mejor dirección. Esta cinta ya se ha hecho merecidamente de diversos reconocimientos, incluyendo el prestigioso León de Oro en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Venecia, pero más allá de sus premios conseguidos, ha sobresalido por contar con una historia efectiva y capaz de llegarle a muchos.

En Nomadland somos testigos del viaje hecho por la viuda sexagenaria Fern, quien debido a la crisis económica que afecta terriblemente al lugar en el que vive y su trabajo, se ve forzada a vivir en su pequeña e incómoda camioneta mientras se traslada de un trabajo temporal a otro, buscando ganar el dinero suficiente para alimentarse. A pesar de su complicada situación, la protagonista sigue adelante y no se permite sentir lástima por ella, así como tampoco permite que se le señale por el modo de vida que ha tenido que adoptar; ella se siente orgullosa de quien es y solo quiere trabajar porque le gusta hacerlo, se siente cómoda valiéndose por sí misma, el problema es que la situación por la que pasa no es precisamente la mejor, pero ella sabe adaptarse.

A través de la maravillosa actuación de Frances McDormand como Fern, como espectadores podemos sentirnos en el lugar de la protagonista, entiendo sí sus carencias y las complicaciones por las que pasa, al igual que aquellos momentos de paz que tiene mientras se encuentra sola en medio de los inmensos parajes del territorio estadounidense. Es fácil comprender a Fern y podemos entender porque prefiere vivir de manera nómada antes de aceptar un cuarto ofrecido por gente que quiere apoyarla.

La actuación de McDormand es la columna principal de la cinta, pero otra razón por la que su historia logra conectar tan bien y se siente tan honesta es debido a que existen otros personajes complementarios que son interpretados por no actores, es decir que tenemos a personas reales prácticamente interpretándose a ellas mismas, se trata de gente que en su día a día pasa por las mismas situaciones que viven sus personajes y esto le aporta un realismo extra a una trama que realmente necesitaba tenerlo para realmente causarnos un efecto al ser testigos de ella en la gran pantalla.

Por otra parte, la película sobresale gracias a su preciosa fotografía con la que los escenarios naturales cobran vida propia, en escenas que gozan de cierta belleza que es difícil ignorar. También destaca la música que acompaña las escenas, otorgándoles algo más, complementándolas de manera eficaz.

Para terminar de hablar sobre Nomadland, hay que mencionar que su historia es un certero y realista retrato de las consecuencias de la crisis económica estadounidense y de cómo aquellos que lo pierden todo se ven obligados a ingeniárselas para poder seguir adelante, pues hay veces que sin importar tu experiencia laboral o tus conocimientos en general, la crisis es tal que te quedarás desamparado a menos que tú mismo encuentres cómo salir de ahí para no estancarte.

En general se trata de una buena película, va le la pena verla y sí es de las mejores del años pasado; sin embargo, es justo decir que no se trata de la mejor cinta hecha en el año anterior y aunque todo indica que se llevará el Oscar a Mejor Película, y a pesar de su nominación sí es justificada, en realidad no debería llevarse el máximo galardón y en caso de hacerlo será solo porque se trata de una de esas películas que a los miembros de la Academia de Cine en Estados Unidos les queda bien por su contenido y contexto.