|

CRÍTICA GIFF: DÍAS DE INVIERNO
14
Oct

CRÍTICA GIFF: DÍAS DE INVIERNO

Un drama íntimo con tintes de coming of age sobre encontrar nuestro camino y arriesgarnos a hacer cambios.

Por: Jonathan Eslui

Dirige: Jaiziel Hernández

Elenco: Miguel Narro, Leticia Huijara

País: México

Estreno en cines: 14 de octubre

A lo largo de la historia del cine, diversas películas nos han contado historias sobre la angustia que puede llegar a causar el crecer y comenzar a madurar para encontrar un nuevo camino en la vida; justo de esto trata la trama central de Días de Invierno, película mexicana independiente que es la ópera prima del director primerizo Jaiziel Hernández, quien logra transmitirnos a la perfección “ese algo” que muchos hemos sentido en algún punto de nuestras vidas, mientras nos preguntamos confundidos ¿y ahora qué sigue para mí?

A sus 22 años de edad, Néstor -interpretado por Miguel Narro– evidentemente se siente estancado en su monotonía diaria y comienza a pensar en la posibilidad de tener algo más que no sea solo aquello que siempre ha conocido, él parece no tener un futuro prometedor mientras lo vemos pasar su día a día cumpliendo con un trabajo nocturno poco exigente como recepcionista en un hotel ubicado en una ciudad industrial del norte de México. Nuestro protagonista siente que ya es momento de emigrar a otro lugar, pero duda en marcharse debido a que esto significaría dejar sola a su mamá, con quien todavía vive y de quien es su única compañía, pues sus hermanos mayores no están presentes físicamente y han continuado con sus propias vidas.

Pero, en esta cinta Néstor no es el único personaje que se siente confundido y que necesita tomar un nuevo rumbo, ya que ese mismo sentir es algo por lo cual también está pasando al mismo tiempo que él su madre, Lilia (Leticia Huijara), quien recientemente ha perdido su trabajo debido a una reducción de personal y a sus 58 años busca una forma de seguir adelante, e igual que como sucede con su hijo, ella se pregunta ¿qué seguirá para ella ahora que se encuentra desempleada y si le ayudaría alejarse para estar sola y reencontrarse a sí misma?

Miguel Narro consigue refleja de manera creíble la incertidumbre y apatía que podemos llegar a sentir al vernos atrapados en nuestras propias vidas, en especial al ser jóvenes y no tener un rumbo fijo. Néstor quiere irse, pero al ser el hijo más chico y el único que todavía vive con su madre le resulta difícil tomar la decisión de dejarla, lo cual es algo con lo que muchos podemos identificarnos fácilmente, al haber estado en una situación similar.

Por su parte, la actriz ganadora del Ariel, Leticia Huijara -quien ha sobresalido por igual en su trabajo en cine, televisión y teatro-, retrata de manera honesta la angustia de una mujer que al estar llegando a una edad más avanzada, debe enfrentar un inminente miedo al no saber que le depara esa nueva etapa, al mismo tiempo que se cuestiona qué más hay para ella en la vida y cómo puede reencontrarse con la felicidad sin importar su edad ni el inevitable paso del tiempo.

Esta película sale adelante en mayor medida gracias a su honesta historia y resulta refrescante al mostrar una historia desarrollada en el norte de México que no tiene que ver con los temas que comúnmente son abordados en producciones ya sea fílmicas o televisivas que tienen lugar en esa zona del país, su principal mérito es contarnos algo con lo que todos nos podemos sentir identificados sin importar en dónde vivamos o qué edad tengamos.

Otro aspecto que vale la pena destacar sobre esta cinta es su fotografía, ya que visualmente es muy bonita y muestra con atino lo imponente de varios paisajes naturales ubicados en dónde se desarrolla la historia, logrando transportarnos ahí a través de la cámara, y al mismo tiempo esa misma cámara también retrata plenamente los rostros de los personajes para transmitirnos todo lo que sienten; la calidad visual de este filme resulta obvia al saber que su director, Jaiziel Hernández, comenzó su carrera en el cine como cinefotógrafo en diversos proyectos, incluyendo el destacado documental Hasta los dientes.

Días de Invierno es una película a la que vale la pena darle una oportunidad y que puede dejarte pensando en algunas cosas, en 2020 fue parte de la selección Oficial en competencia del GIFF y ahora llega por fin a la cartelera comercial, así que pueden aprovechar esta oportunidad para verla.