|

Conferencia de Isela Vega
23
Jul

Conferencia de Isela Vega

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La Grande Dame, Isela Vega

Entró partiendo plaza. Fueron aplausos, miradas atentas y racimos de cariño lo que los presentes en la Casa del Mayorazgo de la Canal ofrecieron a la Primera Actriz Mexicana, Isela Vega. De inmediato fundida en un abrazo con Sarah Hoch, directora ejectuiva del GIFF, Isela no dejaría en las dos horas que duró el evento, de reír, compartir y expresar lo más destacado de su carrera artística, en la que ha participado en más de 150 producciones cinematográficas.

El moderador fue el periodista Adrián Ruiz, cinéfilo hasta la médula y gran conocedor de la trayectoria de nuestra homenajeada nacional. Ruiz dibujó entre palabras los diversos escenarios que Isela Vega pisó, llevando al auditorio a distintas épocas del cine mexicano, y al paraje en el que la gran actriz fue conquistando con su carácter y talento cuanto proyecto estelarizó.

De esta forma visitamos desde la memoria de Isela la ciudad de Hermosillo, que le vio nacer; sus inicios como modelo y cantante en diversos centros nocturnos de la ciudad de México; su incursión en el teatro al lado del maestro Seki Sano, quien le apasionó en el universo histriónico, su debut en el cine bajo la dirección de Alfonso Corona Blake en la película Verano Violento, y a partir de ahí, los acentos de su admirable carrera en los que compartió créditos con gigantes de la actuación como Cantinflas y Mauricio Garcés; así como directores de la talla de Arturo Ripstein, Sam Peckinpah y Roberto Gavaldón.

Cada palabra pronunciada por Isela Vega era memoria de su estandarte libertario, de su frontalidad hacia el tabú, de su vida y su carrera que no son sino el reflejo de que ella siempre hizo, habló, bailó, actuó y amó como quiso. Todo en la vida deja una reflexión, insistió, como un regalo de no arrepentirse nunca frente a las determinaciones propias que sean capaces de construir, o deconstruir, la realidad presente. Isela Vega es portento de mujer, talento inagotable e ícono de una época en que los hombres acaparaban las decisiones fundamentales del cine… Isela Vega demostró una vez más que ella ha sido buena cuando ha tenido que ser buena, y contestataria, cuando se le ha dado la gana.

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_video link=”https://youtu.be/uz8QYuvsHTo”][/vc_column][/vc_row]