|

JOHN WICK 3: PARABELLUM (2019)
5
Jun

JOHN WICK 3: PARABELLUM (2019)

A menos que llegue una sorpresa a la cartelera, estamos ante la mejor película de acción de este año.

Por Jonathan Eslui / @JonathanEslui

Wick poster

Título original: John Wick Chapter 3: Parabellum
Dirige: Chad Stahelski
Elenco: Keanu Reeves, Halle Berry, Ian McShane, Laurence Fishburne
País: Estados Unidos
Duración: 131 minutos

No hay duda de que la acción es uno de los géneros cinematográficos consentidos de millones de cinéfilos a lo largo del mundo, pues ver a un tipo rudo encontrando la forma de evitar caer muerto ante ataques constantes y pateando los traseros de sus enemigos puede resultar en una experiencia sumamente disfrutable en la pantalla grande, tal como pasa con John Wick 3: Parabellum (John Wick Chapter 3: Parabellum), la entrega más reciente de una franquicia que poco a poco se ha colocado en el gusto de muchos gracias a su frenética historia, sus emocionantes secuencias y la notable actuación de Keanu Reeves en el rol protagónico.

John Wick 3: Parabellum inicia exactamente donde nos dejó la cinta anterior, así que los fans rápidamente se darán cuenta en qué punto de la historia se encuentran, mientras que aquellos que no estén del todo familiarizados con la franquicia se sentirán algo confundidos al no tener un contexto para entender qué está pasando y por qué, pero lo único que deben saber realmente es que el protagonista, John Wick, es uno de los mejores asesinos profesionales del mundo y ha sido excomulgado por la élite de asesinos después de haber roto una de las reglas por las cuales se rigen para tener un balance, lo cual lo ha convertido en un blanco cuya vida tiene un alto precio.

Entonces, en Parabellum tenemos a un asesino experto intentando escapar a lo largo de una ciudad mientras una enorme variedad de asesinos van tras él, esa cacería es lo primero que vemos con elaboradas y bien montadas secuencias de acción que de inmediato atrapan la atención debido a las fuertes dosis de adrenalina que hay en ellas, mientras se derraman varios litros de sangre y somos testigos de múltiples formas en las que alguien puede asesinar a alguien más. En sus primeros minutos, la cinta se convierte en un explícito festín de violencia que resulta en todo un deleite visual.

Después de las primeras escenas y justo cuando tu corazón se encuentra latiendo a un ritmo acelerado, llega un momento de pausa en el que las tensiones continúan de una manera distinta pero esto dura muy poco y la acción vuelve a subir, manteniéndose constante entre secuencias en las que los cuerpos siguen cayendo y otras tantas en las que se le da un mayor peso a la historia para poder entender las motivaciones del protagonista por salir adelante al igual que para comprender cómo funciona la sociedad de asesinos que va tras él.

Vale la pena destacar el trabajo hecho por los stunts, ya que la acción ha sido el factor clave a ser cuidado en esta cinta y se convierte en su punto más fuerte. Además, sobresale por mucho la actuación del buen Keanu Reeves, quien todavía tiene mucho que dar y que una vez más entrega una versión adecuada de un personaje que ha sabido hacer suyo y cuyo nombre ya podemos incluir junto a los de otros grandes héroes de acción en la historia del cine. También es justo mencionar que la manera en la que se desarrolla la trama recuerda a esa acción old school que emocionó a muchos durante los 80 con títulos que ya son clásicos imprescindibles del género.

La película funciona muy bien como el producto de entretenimiento que es, resulta emocionante y resulta perfecta para sacar el estrés de la vida cotidiana. Quienes sean fans de John Wick disfrutarán cada escena al máximo, al igual que aquellos que gustan del buen cine de acción y los que sólo quieran ver algo que valga la pena. Sólo queda disfrutar de esta experiencia cinematográfica y esperar a que llegue la cuarta entrega de la franquicia, la cual ya ha sido confirmada, así que tendremos más de Keanu Reeves como todo un héroe de acción.