|

CRÍTICA GIFF: NIÑA HERMOSA (PAPICHA)
4
Nov

CRÍTICA GIFF: NIÑA HERMOSA (PAPICHA)

Una película poderosa que te deja pensando con su historia sobre la resistencia ante la imposición.

Por: Jonathan Eslui

Título original: Papicha

Dirige: Mounia Meddour

Elenco: Lyna Khoudri, Shirine Boutella, Amira Hilda Douaouda

País: Argelia

Estreno en cines: 4 de noviembre

Entre otras cosas, el cine ha funcionado a lo largo de los años como una útil herramienta de difusión para permitirnos conocer lo que sucede alrededor del mundo, así como para acercarnos a diversos episodios históricos de diferentes países, haciéndonos testigos a veces de momentos dolorosos que nos dejan pensando mucho acerca de lo que acabamos de ver y justo esto es lo que pasa con Niña hermosa (Papicha), producción originaria de Argelia que resulta tan desconcertante como esperanzadora.

Con su maravillosa ópera prima, la cineasta argelina Mounia Meddour nos regala una historia con tintes autobiográficos que funciona como un grito de resistencia femenina frente a la imposición de aquellos hombres que abusan de sus privilegios y creen que su condición les permite abusar conscientemente de las mujeres.

Teniendo como escenario la Argelia del año 1997, la cinta presentada en el Festival de Cine de Cannes como parte de la sección Un Certain Regard en 2019, muestra a un país que se encuentra en manos de grupos terroristas que buscan instaurar un estado islámico y retrógrado, donde las mujeres son las que más se ven afectadas por las nuevas leyes impuestas, con las cuales los líderes buscan controlar sus cuerpos y su manera de comportarse en sociedad.

Cuando la situación empieza a ir más allá de lo que las mujeres pueden soportar, Nedjma (interpretada por Lyna Khoudri), una joven estudiante a quien le apasiona el mundo de la moda, decide organizar un desfile de moda con sus propios diseños en su escuela, esto con el objetivo de ayudar a alzar la voz de sus compañeras y de todas las adolescentes que al igual que ella buscan algo más en una nación que se niega rotundamente a permitirles ser libres.

Lo que tenemos aquí es una película con importante mensaje sobre ser uno mismo y buscar la libertad sin importar las imposiciones, ni el sufrimiento a tu alrededor. Es una historia sobre el valor verdadero del espíritu feminista frente a la mentalidad misógina y estancada, además de tratarse de una llamada de atención ante una realidad en la que en pleno 2021 lamentablemente siguen dándose situaciones como las que vemos en la cinta y que ya no deben existir.

Es interesante, honesta y realista la forma en la que la directora retrata una sociedad en la que las personas ignorantes abusan de la religión para justificar sus acciones de odio e intolerancia, siendo en este caso hombres en su mayoría, aunque también vemos a mujeres aferrándose a las tradiciones que a ellas mismas las ponen en desventaja. El filme está lleno de hombres afirmando que sólo ellos saben lo que es mejor para las mujeres y queriendo decidir por ellas sin preguntarles lo que opinan o lo que sienten, y molestándose de manera incomprensible al verse ante una mujer capaz de pensar y decidir.

Niña hermosa (Papicha) se sostiene en su historia, la cual nos lleva por diversos momentos tristes y que pueden hacerte perder la fe en las personas, también resultará incómoda para muchos por exponer cierta mentalidad retrógrada, pero al final te hace mantener la esperanza en que todo puede mejorar, pues si la protagonista puede seguir sonriendo después de tantas cosas horribles que le pasan, entonces todos podemos superar lo malo y mantenernos positivos sin importar las pruebas que la vida nos ponga.