|

CRÍTICA GIFF: EL MISTERIO DE SOHO
29
Oct

CRÍTICA GIFF: EL MISTERIO DE SOHO

Edgar Wright hace un Giallo a su estilo en el que sobresalen la fotografía, la selección musical y la edición, además de lucirse con una historia intrigante.

Por: Jonathan Eslui

Título original: Last Night in Soho

Dirige: Edgar Wright

Elenco: Thomasin McKenzie, Anya Taylor-Joy, Matt Smith

País: Reino Unido

Estreno en cines: 28 de octubre

Quienes conocen la filmografía de Edgar Wright saben que se trata de un director polifacético que, a pesar de trabajar principalmente haciendo comedia con un toque único, sabe manejarse muy bien en prácticamente todos los géneros cinematográficos y así lo ha demostrado hasta ahora dirigiendo cintas que van del western a la acción, pasando por las adaptaciones de cómics, entre otros; un género que el cineasta ha explorado en algunas ocasiones ha sido el terror, pero en su lista de pendientes tenía dirigir un filme que fuera completamente de dicha temática y ahora por fin ha hecho uno, el cual es sin duda de lo mejor que veremos en cines este año.

Con una eficaz combinación de terror, thriller y drama, con un toque de cine de antaño, El misterio de Soho (Last Night in Soho) cuenta la historia de Eloise (Thomasin McKenzie), una joven que sueña con convertirse en diseñadora de moda y que tiene un don que le permite ver a quienes han fallecido, algo con lo cual lucha para ser normal. La protagonista consigue la oportunidad de estudiar en una prestigiosa escuela de moda en Londres y por azares del destino termina viviendo en un lugar que despierta de alguna forma su don para permitirle revivir algo que le sucedió durante la década de los 60 a una joven aspirante a cantante llamada Sandy (Anya Taylor-Joy).

De por sí ya es extraño que alguien pueda ver fantasmas, pero es más extraño cuando de alguna forma puedes tomar el lugar de alguien que vivió décadas atrás para vivir su vida a manera de recuerdos como si tú estuvieras ahí; para Eloise primero resulta en una experiencia emocionante e intrigante el poder colocarse en el lugar de Sandy, pero conforme se adentra más en la vida de ésta descubre que esa década que tanta fascinación le provoca, en realidad tuvo sus momentos oscuros y peligrosos, y al ser testigo de algunos de estos poco a poco se pierde en una espiral que podría llevarla a la locura mientras le va resultando más difícil distinguir lo que es real de lo que no lo es.

El misterio de Soho es una película intrigante que te atrapa y no te suelta hasta que llega a una conclusión que resulta inesperada gracias a una serie de giros ingeniosos en la trama, cada escena atrapa por completo tu atención y conforme avanza la cinta lo único que te queda es esperar que las cosas no salgan tan mal para Eloise, pues su inocencia y las cosas que ha vivido la hacen especial, de manera que es fácil sentir cierta empatía por ella.

La historia resulta refrescante y es producto de un guión bien estructurado que fue coescrito por Edgar Wright y que toma forma a la perfección en la pantalla gracias al buen trabajo en la dirección que hace el mismo cineasta. Otro elemento a destacar es la edición, que te lleva por pasajes de tensión, angustia y miedo de manera repentina; de igual forma, hay que destacar lo hecho en materia visual para inyectarle una estética que no sólo va muy acorde a la década de los años 60 -periodo histórico muy importante para el desarrollo de la historia-, sino que gracias a la fotografía replica la imagen clásica del cine Giallo. Para terminar con la estética, también hay que resaltar lo hecho en los departamentos de diseño de arte, vestuario y peinado para recrear la década de los 60, sobre todo cómo era Londres en dicha época.

Y ya que mencionamos al Giallo en el párrafo anterior, es importante destacar que El misterio de Soho es un auténtico y sincero homenaje de parte de su director a dicho subgénero cinematográfico, cuyas características principales son tomadas y reinventadas para entregar una suerte de versión moderna de ese cine, una que queda muy bien con los tiempos actuales y que al mismo tiempo hace referencia a algunos de su clásicos.

Por último, resulta obligado hablar sobre el score y el soundtrack de la cinta debido a que en ésta la música es otro factor determinante para crear la atmósfera adecuada para complementar la historia que se cuenta. Primero tenemos el fondo musical que genera diversas emociones que van acorde a lo que ocurre en esas escenas y después encontramos una selección musical que incluye temas como Wishin’ and Hopin’ de Dusty Springfield, Starstruck de The Kinks y Happy House de Siouxsie and The Banshees, entre otros, y que alcanza su punto más alto con la hipnótica versión de Downtown, interpretada por Anya Taylor-Joy, quien además de actuar muy bien, tiene una dulce voz.

Sin duda, El misterio de Soho es la película más completa de Edgar Wright hasta ahora, los fans del director la disfrutarán al igual que los fans del terror y el thriller, y también quienes busquen algo que valga la pena ver quedarán satisfechos. Es una cinta imperdible.